sexy model

Publicado por en / 0 Comentarios

EL LOOK EN LA CAMA

ashley graham en lenceria 700x394 - EL LOOK EN LA CAMA

 

Dicen que el cerebro es el órgano sexual más transcendental y es totalmente cierto, al menos para aquellos que cuando se van juntos a la cama quieren algo especial, estimulante y que les motive más allá de lo exclusivamente genital. Si la monotonía entra en la cama el deseo salta por la ventana y follar se convierte en esa obligación de los sábados por la noche, más por cumplir que porque el cuerpo lo pida.

La función más básica de la lencería es causar el deseo de la pareja, pero sin embargo tiene también un alto componente psicológico que tiene tanta o más importancia sobre todo con las mujeres, en las que la mente juega un gran papel en la cama.

Si una chica se pone una lencería bonita, se arregla y se siente deseable la probable consecuencia es que se sienta más desinhibida y que deje de lado muchos prejuicios.

En el caso de los hombres la mente también es importante, pero para ellos la excitación comienza casi siempre por los ojos. Ver a su pareja con un determinado look puede acelerarlo de tal manera que se despierte su instinto salvaje incluso tras un largo día de trabajo.

 

lenceria roja 700x394 - EL LOOK EN LA CAMA

869 1 - EL LOOK EN LA CAMA

Esto no quiere decir que a ellas la imagen les resulte indiferente. Y es que ver aparecer a un hombre en la habitación con unos calzoncillos que parece que le ha prestado su padre y los calcetines puestos es una patada en toda la libido que puede quitarle las ganas de sexo a la mujer más caliente.

Cuando vestirse para ir a la cama no implica ponerse un pijama, las opciones son casi infinitas, tan solo la imaginación y los límites personales marcan las barreras. Variar, pasar de una opción a otra y sorprender son claves para mantener siempre la llama de la pasión en plena incandescencia.

Aunque el sexo no se limita a parejas y mucho menos a parejas de diferente sexo, al hablar de lencería es inevitable hablar de la masculina y la femenina. Pero evidentemente las combinaciones y el aforo quedan siempre a la consideración de los participantes. Así que dónde pone parejas, puedes sustituirlo por la combinación que más te motive.

Los más elegantes

¿Qué chica no ha querido sentirse como una modelo de Victoria’s Secret? Una lencería de lujo saca el lado más divo que cualquier mujer animándola quizás a protagonizar un fantástico streaptease mientras desfila por la habitación y deja que la miren pero no la toquen… al menos durante un rato.

 

869 1 700x365 - EL LOOK EN LA CAMA

 

No es coincidencia  que la lencería elegante tenga tantos adictos a pesar de no ser justamente la más barata, y es que a veces bien parece que hace magia sobre el cuerpo destacando lo mejor de cada uno y haciendo que los defectos parezcan menos malos.

En el caso de los hombres ocurre lo mismo. Un buen diseño siempre es muy atractivo y aunque pueda parecer que las chicas no se fijan en la lencería masculina, las encuestan demuestran que lo hacen mucho más de lo que están dispuestas a reconocer abiertamente.

lamagiadelossentidos 996x240 - EL LOOK EN LA CAMA

Pero no hay duda de que lo vulgar también tiene su punto. Una chica que por lo general tiene una imagen dulce y modo silla puede sorprender poniéndose una lencería mucho más explícita y descarada, con una imagen de guarrilla muy en el estilo de las estrellas del porno. Hablar sucio, con muchos tacos y palabras soeces les gusta a muchas mujeres por lo que tiene de transgresor. Que su pareja le pierda un poco el respeto dentro del juego y le hable del mismo modo puede hacer que se sientan muy cachondas y juguetonas.

Los más juguetones

Una de las fantasías sexuales más recurrentes en las parejas es la de adoptar un determinado papel. Esto incluye desde viejos clásicos como la chacha y el señorito hasta pequeñas representaciones de escenas de películas o situaciones morbosas.

Aquí la ropa juega el doble papel de despertar la imaginación y también de soltar esa parte de uno mismo que da algo más de pudor y que es más fácil sacar camuflada bajo un personaje. Se trata de variar, de divertirse y que de vez en cuando follar sea mucho más que echar un polvo y se convierta en una aventura cómplice llena de diversión.

 

1019 700x355 - EL LOOK EN LA CAMA

0017 - EL LOOK EN LA CAMA

El dormitorio o incluso toda la casa si se dispone de ella, pueden convertirse en el escenario de la aventura. Cuánto más sean capaces de meterse en el papel los protagonistas, más disfrutarán de la acción. Tal y como ocurre con los buenos actores, la improvisación puede dar de si las mejores tomas.

Los disfraces eróticos se venden mucho y esto es porque la gente indudablemente se los pone. El sexo debe de ser ante todo divertido y si tu pareja se ha cortado un dedo y apareces para hacerle una cura de emergencia vestida de enfermera sexy, se olvidará del dedo en décimas de segundo, aunque quizás su temperatura corporal aumente de forma evidente.

Recuerda que en una relación sana y abierta las fantasías y la realidad están claramente separadas y no supone ningún problema adoptar papeles que puedan parecer políticamente incorrectos. Que una mujer juegue a ser una secretaria inocente a la que su jefe chantajea sexualmente y obliga a que se someta a todos sus caprichos no indica que esa situación, en la vida real, le fuera a resultar excitante. Y que a un hombre le guste que su chica se vista de colegiala golfa no debe de convertirlo en sospechoso de que le gusten las niñas.

Si se logra romper con esas ideas preconcebidas y se habla con naturalidad sobre las fantasías que rondan la mente de cada miembro la pareja, seguramente se descubra que son mucho más comunes de lo que se piensa y se pueda comenzar a vivirlas sin culpabilizarse, alcanzando un sexo mucho más pleno y libre.

 

0306 700x302 - EL LOOK EN LA CAMA

0223 - EL LOOK EN LA CAMA

Los que se cambian la ropa

La imagen de una chica que se pasea por casa con la camisa de su pareja y sus gayumbos es considerada como algo muy sensual, sin embargo un hombre con lencería femenina es motivo de chistes y se le tacha de pervertido. Pero ¿qué diferencia hay entre una cosa y la otra?. Tan solo los convencionalismos sociales y los prejuicios aprendidos.

Si en la intimidad del dormitorio un chico se excita poniéndose las braguitas de su novia o incluso vistiéndose de mujer, ¿por qué no hacerlo siempre y cuando a ella también le resulte estimulante?.

Sentirse totalmente realizados en el sexo pasa por romper con todos los tabúes establecidos y el de la lencería y la ropa femenina es uno de los más comunes. Un hombre no es menos masculino porque le guste ponerse medias o un liguero. Eso no tiene nada que ver con su condición sexual, sino con las asociaciones que su mente hace con el placer y la excitación.

No hay más misterios ni hay que buscar en los libros de Freud en busca de una complicada respuesta. Simplemente… le pone.

 

0368 700x302 - EL LOOK EN LA CAMA

0368 - EL LOOK EN LA CAMALos que han leído las Cincuenta Sombras

Si, las dichosas Sombras tenían que tener su espacio también en lo que se refiere a vestirnos para ir a la cama. Esta novela ha hecho que salgan a flote muchas fantasías de dominación y sumisión – no confundir con sadomasoquismo– que mucha gente tenía ocultas y de las que ahora sienten que pueden hablar claramente.

Dejando aparte el tema de los juegos sexuales, las Cincuenta Sombras también han acarreado una estética determinada. Los hombres vestidos de traje se han puesto de moda y más de una mujer le ha pedido a su marido que se ponga el traje de “las bodas” para una sesión de sexo en el dormitorio.

Los amantes de los fetichismos más asombrosos

Para muchas personas la ropa no es tan solo un complemento para sentirse sexy o para representar una fantasía, sino que son la clave de su excitación. Partes del cuerpo o prendas de ropa que son capaces de poner a mil a una persona con tan solo verlas o tocarlas.

Aunque la mayoría de los fetichistas son hombres, también hay mujeres proyectan su deseo en objetos o en prendas de ropa determinadas. Los zapatos son uno de los fetichismos más típicos y hay quien se pone como una moto con tan solo ver a una mujer con unos zapatos de tacón de aguja en sus pies… o con ponerse ellos unos que previamente ha usado una chica.

 

sasha grey nude on tv playboy 05 700x411 - EL LOOK EN LA CAMA

1019 - EL LOOK EN LA CAMA

El fetichismo puede llegar a ser un problema cuando la persona no es capaz de ubicarse a tono si falta ese ingrediente, ya que limita en mucho su vida sexual, pero por lo demás no tiene nada de malo. Mientras la pareja lo pasen bien con el fetichismo, ¿por qué no disfrutarlo a tope por muy raro que le parezca a terceros?

Y es que hay gente para la que un buen polvo no es un buen polvo si ambos no van vestidos con un traje de animal de peluche. Si, conejitos, ositos o gatos de peluche que se enredan en una maratoniana sesión de sexo que para los no partidario en el tema puede resultar surrealista.

 


Los prisioneros – tren al sur


[Total:2    Promedio:5/5]

Comments are closed here.