que debe saber una mujer sobre sexo para sacarle partido segun una madre 1280x720 - Lo sorprendente de la química en la sexualidad

Publicado por en / 0 Comentarios

Lo sorprendente de la química en la sexualidad

La Organización biológica del sexo está conformada por la genética, el sistema endocrino (hormonal), los órganos genitales y el sistema nervioso. Esta estructura es la responsable del comportamiento sexual; la armonía entre todas estas combinaciones biológicas es lo que certifica una vida sexual placentera. El rompimiento del equilibrio puede originarse de factores tanto internos como externos, de ahí que la sociedad, la cultura y el aprendizaje influyan drásticamente en la sexualidad.

10 tipos de relaciones sexuales que todo hombre tiene una vez en la vida 700x394 - Lo sorprendente de la química en la sexualidad

 

El control del estímulo sexual y su respuesta conforma un círculo conexo de influencias:

Existe un estímulo externo o interno (vista,gusto, olfato, oído, tacto e imaginación) que liberan un impulso que llega a la médula cerebral, y a través de hormonas e impulsos nerviosos se estimula la orden a los órganos sexuales para que haya una respuesta sexual (excitación,meseta,orgasmo, resolución). Estos estímulos pasan por el control nervioso (médula, diencéfalo y córtex) y bioquímico (hormonas, neurotransmisores cerebrales) que los pasa e interpreta.

La construcción del sexo

La conducta sexual humana es un complicado proceso de orden psicobiológico en el que se combinan los impulsos más primitivos con la razón, las influencias culturales y sociales y la experiencia vital. Suele ser muy atractivo el símil que emplea el tomo Sexualidad Evolutiva de La Gran Enciclopedia Familiar, (Océano Grupo Editorial) estableciendo el comportamiento sexual al contenido de un edificio arquitectónico. Cuando llegan al edificio que es nuestro cuerpo los estímulos del exterior (que La Gran Enciclopedia denomina visitantes) comienza el proceso de la excitación sexual. Pero ésta no es automática ya que antes de llegar a la médula espinal, estos estímulos han sido controlados por el diencéfalo y analizados por el cerebro superior o corteza cerebral.

 

51848 1 700x483 - Lo sorprendente de la química en la sexualidad

Puede suceder que la corteza cerebral tenga ya el estímulo en su interior (en forma de fantasías, por ejemplo); por ello, el sistema encefálico no sólo verifica los estímulos que proceden del exterior sino que los tamiza, controla la puerta de entrada (vías reflejas) y da vía libre a la respuesta del cuerpo. Estas vías reflejas están compuestas por la médula espinal que tiene una parte sensorial que cuida de la recepción de los estímulos y de la respuesta a éstos (la zona motora).

El sistema medular responde de forma reflejo a los estímulos que se reciben en los genitales, pero es el cerebro el que puede aumentar e incluso inhibir esa reacción; es por eso que nos pueden estimular directamente el clítoris o el pene y no sentir placer psicológico ni excitarnos aunque esa parte del cuerpo pueda llegar a reaccionar de alguna manera.

Es decir: hay determinados procesos independientes del cerebro como la erección, por eso hay hombres con la médula espinal dañada que pueden llegar a tener una erección si son estimulados, pero no percibirán la estimulación, por eso es un movimiento reflejo.

 

default 700x394 - Lo sorprendente de la química en la sexualidad

 

El amo del castillo

Hemos percibiendo que la intervención del estímulo sexual y su respuesta conforman una especie de círculo interactivo de influencias. El deseo inducido por un estímulo sensorial o imaginado libera un impulso que llega a la médula cerebral y, a través de hormonas e impulsos nerviosos, se ordena a los órganos sexuales que actúen.

El sexo es un impulso que se encuentra muy ligado a las emociones. El cerebro primitivo interviene mediante el hipotálamo, el cual inicia el interés sexual o deseo, almacenando la información que llega del exterior o de la propia bioquímica interna, controlando parte de la excitación sexual, la eyaculación, la percepción del placer y la modulación afectiva de la conducta sexual.

El hipotálamo interviene junto con el sistema límbico, el cual regula las sensaciones de placer, rompe los estímulos y reconoce cuándo está repleto, inhibiendo la conducta sexual cuando lo requiere.

lamagiadelossentidos 996x240 1 - Lo sorprendente de la química en la sexualidad

 

Será el cerebro superior (el córtex) el que ampliará o cambiará las funciones de este circuito primitivo del sexo conformado por dos estructuras muy evolucionadas: los lóbulos orbitofrontales y las áreas prefrontales. El córtex es el órgano que combina y establece todo lo que pasa en el diencéfalo y por eso el ser humano puede ver disminuido o aumentado su deseo sexual, responder o no ante un estímulo, e inclusive responder de manera negativa con dolor, ansiedad o no responder en absoluto, aunque la médula o el diencéfalo funcionen perfectamente.

Es el córtex, por lo tanto, el amo del calabozo, el que combina la razón con la emoción, la fantasía con el aprendizaje, dando lugar a las peculiaridades sexuales de cada ser humano. Por eso, los especialistas coinciden en que la mayoría de las disfunciones sexuales son debidas a este neocircuito que procesa el aprendizaje cultural, personal y la experiencia vital hasta el punto de magnificar o no la experiencia sexual.

hombre desnudo sobre una mujer 700x395 - Lo sorprendente de la química en la sexualidad

Los conductos del edificio

Siguiendo con el símil, la Gran Enciclopedia Familiar equipara la química sexual a las tuberías o conductos del edificio sexual; su función es conectar las distintas partes de la arquitectura. La regulación hormonal de la sexualidad humana sigue un mecanismo de retroalimentación.

El hipotálamo estimula el lóbulo anterior del hipófisis para que segregue las siguientes sustancias:
en la mujer, la prolactina, las hormonas luteinizantes y la estimulante del folículo. Éstas dos últimas ponen en funcionamiento el ovario, que produce a su vez los estrógenos que influirán en el hipotálamo para alimentar el proceso; en el hombre, el proceso es similar: se activa el testículo para que segregue testosterona.

jeune et jolie 700x374 - Lo sorprendente de la química en la sexualidad

Las hormonas sexuales son agentes químicos producidos por las gónadas (testículos y ovarios), que la corriente sanguínea transporta hasta el cerebro, donde son recibidas por receptores específicos, como hemos visto, para influir en la capacidad de reproducirse y el impulso sexual.

Los andrógenos, los estrógenos y la progesterona están presentes en ambos sexos aunque no en la misma cantidad y no siempre para el mismo cometido.

Estas hormonas desempeñan funciones trascendentales que afectan a la masa ósea, a la masa muscular, al sistema metabólico, al endocrino… En este reportaje hablaremos de manera precisa de las funciones de cada una de ellas en relación con la sexualidad, distinguiendo entre la femenina y la masculina.

La química del sexo en las mujeres

El ovario produce hormonas sexuales femeninas, los estrógenos y los gestágenos. El estrógeno más significativas que esquematiza el ovario es el estradiol, mientras que el gestágeno más notable es la progesterona. Estas hormonas se segregan de forma cíclica, con una continuidad que se repite cada 28 días aproximadamente durante la edad fértil de la mujer, (el ciclo menstrual), hasta la llegada de la menopausia

la frecuencia va a disminuir pero el sexo no puede desaparecer de vuestras vidas istock 700x408 - Lo sorprendente de la química en la sexualidad

Las hormonas sexuales femeninas preparan el aparato reproductor para la recepción del esperma y la implantación del óvulo fecundado,y también afectan al deseo y a la respuesta sexual:

Estrógenos: Influyen de manera determinante en el deseo sexual (libido) de la mujer.

Progesterona: Influye especialmente en el ciclo menstrual: aumento de los pechos y peso corporal en los días previos a la menstruación; también produce un cierto efecto depresivo en el denominado Síndrome Premenstrual.

La química del sexo en los hombres

Las hormonas sexuales masculinas responden al nombre de andrógenos y son la testosterona, la androsterona y la androstenediona. Su situación primordial es estimular el desarrollo de los caracteres sexuales masculinos, sensibilizar los genitales a los estímulos y sensaciones sexuales, e influir en la vasodilatación del pene y en la lubricación vaginal.

Los andrógenos, fundamentalmente la testosterona, son segregados por los testículos, pero también por los ovarios en la mujer (androstenediona) y por la corteza suprarrenal de las glándulas suprarrenales.

Testosterona: Las células de Leydig que se encuentran en el testículo son las que producen la testosterona en el hombre y aunque no están sujetas a una segregación regular como en el caso de la mujer, sí están condicionadas por el ciclo vital del hombre ya que se reduce la segregación durante las últimas décadas de su vida.

Se supone que es el andrógeno más importante ya que cumple importantísimas funciones. Podemos clasificar los efectos en fisiológicos y bioquímicos. Resumiendo muchísimo los efectos fisiológicos pueden clasificarse en dos grandes grupos: anabólicos (crecimiento de la masa muscular, incremento de la densidad ósea, crecimiento y maduración de los huesos, desarrollo de órganos internos como corazón, pulmones, hígado, etc) y androgénicos (maduración de los órganos sexuales, desarrollo de los caracteres sexuales secundarios, etc).

orgasmo mujer 700x395 - Lo sorprendente de la química en la sexualidad

Su influencia en la respuesta sexual es fascinante: la testosterona excita pensamientos lujuriosos que estimulan su apetito sexual. Su sexo comienza a emanar hormonas a través de una glándula sudorípara y este olor estimula el deseo sexual de las mujeres e incrementa el del hombre.

Los niveles de testosterona en un cuerpo pueden verse afectados por estímulos externos: sustancias (drogas, medicamentos, alimentos), sociales (estrés, situación laboral, estatus social) o relacionados con los sentidos (gusto, olfato, vista, tacto, oído).

Aparte de las hormonas hay otras sustancias químicas muy importantes en el proceso sexual: los neurotransmisores, porque las neuronas se comunican entre sí a través de ellos y además influyen en otras hormonas porque hay interacción entre ellos (en realidad la mayoría de ellos son hormonas) Vamos a ver qué son y qué provocan.

La Química del Amor

El amor es un proceso bioquímico que se inicia en la corteza cerebral, pasa al sistema límbico y de allí al endocrino poniendo nuestro cuerpo y nuestro mundo al reves. Ya os comenté en otro artículo que el amor es, literalmente, una droga adictiva debido a la interacción de los neurotransmisores, especialmente de la dopamina, la feniltilamina y la norepinefrina

La feniletilamina: cuando nos enamoramos el cerebro de llena de feniletilamina y éste responde segregando dopamina, norepinefrina y oxitocina.

La dopamina: responsable de la motivación, la euforia, la activación de cualquier acción positiva. Este neurotransmisor nos impulsa a frecuentar comportamientos que nos producen placer, de ahí que pueda convertir un comportamiento en algo adictivo: estamos totalmente concentrados en el otro, no podemos dejar de pensar en otra cosa, forma hiperactividad, estimula taquicardias, palpitaciones, disminuye la necesidad de sueño y apetito a la vez que incrementa la energía. Una obsesión absoluta.

pareja abrazados desnudos 700x395 - Lo sorprendente de la química en la sexualidad

 

La serotonina es un neurotransmisor que reduce el deseo cuando considera que está saciado ya que es un inhibidor de todos los estados de alta actividad; también se segrega con el orgasmo, de ahí que entre relajación absoluta.

Las endorfinas provocan lo que se denomina estado de beatitud sexual por lo que también generan una cierta adicción ya que el cuerpo se siente muy bien. Ocurre los mismo con el cortisol, hormona íntimamente relacionada con el estrés, que se reduce durante la relación sexual, favoreciendo la relajación.

La norepinefrina o noradrenalina: liberada por las neuronas simpáticas, este neurotransmisor incrementa la presión sanguínea, produce excitación sexual, exceso de energía, aumenta la capacidad de la memoria para datos nuevos y vuelve un poquito paranoico con el miedo a la pérdida.

La oxitocina: es un neurotransmisor conexo con los patrones sexuales y con la conducta paternal y maternal: vuelve empático, mimoso y amoroso. No en vano la llaman también “la hormona de los mimosos” o “la hormona del amor”.

¿Para qué?

El enamoramiento también influye en las hormonas: baja el nivel de testosterona de los hombres e incrementa el de las mujeres: ésto se traduce en una bajada de la libido (y promiscuidad) del hombre, un aumento de la empatía y una disminución del egoísmo y agresividad; algo que también experimentan cuando son padres. En las mujeres, sin embargo, se produce un incremento de testosterona.

Se considera que ésto ocurre para crear un entorno fisiológico acogedor en el tracto reproductivo femenino para la concepción, y luego para la alimentación del embrión, y para estimular el sentimiento de amor, deseo, y cuidado paternal en los hombres, asegurando que el bebé tendrá un entorno afectivo seguro en los primeros años de su vida.

sexualidad seis posiciones que te ayudaran a encender la pasion en navidad 532024 700x450 - Lo sorprendente de la química en la sexualidad

La sexualidad es una parte normal, saludable y natural de quienes somos a través de cada etapa de la vida, debemos vivirla al máximo con responsabilidad, pasión y mucho deseo para sentirnos complacidos y complacer a nuestras parejas, haciendo de nuestra vida sexual un momento único, inolvidable y excitante.


Plan B – Aquí Estás Tu – Ft. Cosculluela y Darkiel


[yasr_overall_rating]

Comments are closed here.